Ideas

Tomates al horno rellenos de quinoa

Una comida deliciosa, sana y que sacia un montón. Un resultado bonito sin necesidad de mucho esfuerzo. ¡Y mucho más fácil de lo que parece!

Se trata de unos tomates al horno rellenos con una mezcla de quinoa, espinacas frescas y pesto de kale. Una receta vegetariana y sin gluten, buenísima para el paladar y para nuestra salud.

Los tomates son para mí (y para muchos) una de las grandes estrellas del verano: gazpachos, salmorejos, ensaladas… Justo ahora que el calor comienza a irse, pero antes de que llegue irremediablemente el otoño, corred a vuestra frutería más cercana para haceros con un par: es el momento ideal para disfrutar de unos tomates al horno sin asarse uno mismo en el intento. Para esta receta he usado tomates corazón de buey, pero podéis usar los tomates que más os apetezcan. Eso sí: que sean grandes.

Tomates al horno rellenos de quinoa

(6 personas)

INGREDIENTES:Tomates rellenos de quinoa

  • 6 tomates grandes
  • 1 cebolla mediana
  • 1 taza de quinoa
  • 250 g de espinacas frescas
  • aceite de oliva
  • ajo en polvo
  • sal y pimienta

Para el pesto de kale:

  • 2 tazas de kale
  • albahaca fresca al gusto
  • piñones
  • almendras sin tostar
  • queso parmesano
  • un chorrito de aceite de oliva

INSTRUCCIONES:

  1. Trituramos todos los ingredientes del pesto. Las proporciones son variables, según lo queramos más o menos espeso. Lo reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 200 grados.
  3. Cortamos la “tapa” de los tomates. Con una cuchara, vaciamos con cuidado el interior. Untamos ligeramente en aceite la bandeja del horno y ponemos los tomates dentro. Reservamos.
  4. Cocemos la quinoa. Reservamos.
  5. En una sartén, salteamos la cebolla hasta que esté transparente. Añadimos la quinoa, las espinacas, el pesto, el ajo en polvo, la sal y la pimienta. Lo mezclamos bien y salteamos hasta que las espinacas estén bien hechas.
  6. Rellenamos los tomates con la mezcla. Les ponemos su tapa y los rociamos con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta.
  7. Los horneamos durante 30 minutos o hasta que la piel de los tomates esté arrugada.

¡Y a disfrutar!

 

Sobre todo: no tiréis el interior del tomate: podéis hacer un zumo refrescante con orégano que irá genial para ir abriendo el apetito.

zumo de tomate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s