Recomendaciones

Wonder no es una historia sobre el bullying

«Estaba esperando delante de una heladería a que mi hijo mayor, Caleb, que entonces tendría unos 11 años, saliera con unos batidos, cuando una niña con una grave malformación craneofacial vino a sentarse junto a mí y mi hijo menor, Joseph. Pensé para mis adentros que probablemente cuando Joseph, que solo tenía tres años, la viera se iba a echar a llorar, así que decidí levantarme discretamente para evitar que esa situación y que la niña sintiera heridos sus sentimientos. No lo logré. Caleb salió de la heladería y le dije que se pusiera en marcha, pero se le cayeron los batidos. Mientras Joseph, como yo había sospechado, arrancaba a llorar porque había visto a la niña. En estas, oí a la madre de aquella niña decir Creo que ha llegado el momento de irse y me sentí fatal. Por querer proteger a mi hijo, había hecho daño a aquella familia… Esa misma noche empecé a escribir Wonder

Esta es la confesión que la autora de Wonder, Raquel Jaramillo Palacio, más conocidaR. J. Palacio como R. J. Palacio, hizo en esta entrevista que recoge El Periódico. August Pullman, el protagonista de Wonder, tiene la misma enfermedad que esta niña, el síndrome de Treacher Collins. A causa de las muchas operaciones que ha tenido que soportar desde su nacimiento, August ha tenido que estudiar siempre desde casa y es a los 10 años cuando por fin va a la escuela con los otros niños por primera vez.

Muchos oiréis decir que Wonder (en español se titula La lección de August) es una novela —o una película— sobre el bullying. Que August es un niño cansado de despertar en los demás mofa o compasión. Que la película, dirigida por Stephen Chbosky (Las ventajas de ser un marginado), es un alegato contra el acoso escolar. Sin embargo yo creo que Wonder trata sobre el hecho de descubrir cómo ser bueno con los demás.

«Cuando puedas elegir entre tener la razón o ser amable, elige ser amable.»

Esta frase (del psicólogo y escritor de autoayuda Wayne Dyer) es seguramente la más famosa de esta historia. Y todo gira en torno a ella.

August es víctima de la sociedad. Pero si nos quedáramos ahí, estaríamos mirando lo que nos cuenta Wonder desde un punto de vista simplista. Y es que, como dice Via: «August es el sol alrededor del cual todos giramos». Via es víctima de su hermano, que absorbe todo el espacio en casa. Su madre, que tiene que aparcar durante años sus aspiraciones, también es víctima de August. Jack Will, su mejor amigo, también sufre durante meses sin saber qué ha hecho mal. El mismo Julian, el acosador, actúa así al no saber cómo gestionar el cambio que supone para él la llegada de August. Y lo que les mantiene atrapados en su dolor sin quejarse es siempre lo mismo: sus problemas no se pueden comparar con los de August.

Para aprender algo de esta historia es importante no solo empatizar con August, sino dar un paso más. Es necesario entender al resto de personajes, a todos. Comprender sus motivaciones y miedos y reflexionar sobre ello.

Fotograma de Wonder

Salir de la zona de confort es otro de los temas que toca el libro. Y es que esto es algo que tienen en común absolutamente todos los personajes. August tiene que ir por primera vez al colegio. Via ha perdido a su mejor amiga y tiene que prácticamente comenzar de cero. Su madre va a retomar sus proyectos. El padre tiene que dejar que el hijo vaya al colegio. Jack y Summer se enfrentan al qué dirán al hacerse amigos de August. Julian tiene que aceptar a ese nuevo compañero que le da miedo. Esto los sitúa a todos en un momento duro de su vida. Y aunque comparten esto, no parecen darse cuenta del hecho de estar pasando momentos similares.

Este es el motivo por el que, tanto en el libro como en la película, la historia va alternando entre varios narradores. Así es como vemos la perspectiva de cada uno de ellos. Este cambio de punto de vista sobre la misma historia no la hace repetitiva ni lenta. Y eso es porque realmente aporta valor en lo que Wonder nos cuenta.

¿Hay que leer Wonder? ¿Vale la pena la entrada de cine?

Creo que Wonder es un libro muy necesario porque es importante hacer este ejercicio de empatía. Es un libro bonito, con una historia entrañable y esperanzadora que se distancia sin embargo de los típicos dramas torpes desconectados de la realidad. Lo que le da un punto más ácido son seguramente las salidas de tono de August —que en la película prácticamente desaparecen. Visitar los planetas que orbitan en torno a August es realmente enriquecedor.

La película seguramente hubiera sido mejor si hubiera mostrado estos puntos más rebeldes, pero si hace que esta historia llegue a más gente, habrá valido la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s