Moderna de pueblo cómics
Recomendaciones

Abrir los ojos para aprender: de Soy de pueblo a Idiotizadas

Cuando era pequeña, cada mediodía me recogía mi padre y nos llevaba a mi hermano y a mí en coche a casa a comer. No tengo ni idea de cómo habría surgido el tema en un colegio de primaria, pero sí recuerdo subir al coche y decir: «Papá, yo quiero ser feminista». Recuerdo también la respuesta cargada de prejuicios que me dio. Aquello me confundió: yo no estaba segura de si no lo había entendido bien en el colegio o si era mi padre el que pecaba de desconocimiento, pero sentí que algo fallaba. No podía haber nada malo en aspirar a la igualdad entre hombres y mujeres.

Madre mía, lo que ha llovido desde entonces.

giphy
Ok. No tantos.

Siempre he considerado que era importante poder elegir ser quién una quiere ser libremente, poder ir tranquila por el mundo sin miedo y vestirte como te dé la gana. Hace diez años, si me hubieran preguntado si yo era feminista, habría dicho que sí. Hoy en día, miro atrás y veo que realmente yo era bastante machista y que me quedaba mucho por aprender (y desaprender). Y lo que me queda.

Seguramente por eso me siento tan identificada con este post de Moderna de Pueblo, en el que Raquel Córcoles, la autora, analiza viñetas antiguas y nos dice si las volvería a publicar o no y por qué. Pongo aquí una de esas viñetas como ejemplo:

Moderna de Pueblo viñetas machistas

Si no veis qué está mal en esta viñeta, podéis ir al post que he mencionado, o podéis leer el libro del que quería hablar hoy: Idiotizadas. Un cuento de empoderhadas.

Pero comencemos por el principio

Soy de pueblo es el primer libro de Moderna de Pueblo. Lo compré porque oí que había ganado la Beca Carnet Jove y me picó la curiosidad. Me pareció un cómic divertido, en el que se ve el choque de una chica de pueblo que se traslada a vivir en una ciudad. Vemos como se deja sorprender por lo diferente que es la ciudad respecto al pueblo y, con esta comparación, aprende un montón de cosas nuevas.

Salvando las distancias, esta situación es muy similar a la que viví al salir de mi pequeña ciudad para estudiar en la universidad y, más tarde, trabajar en Barcelona. Sé que yo hoy no sería la misma si no hubiera conocido a ciertas personas que me hicieron ver las cosas desde otro punto de vista.

Este “salir de la burbuja” es sin duda lo que lo inicia todo: de pronto te encuentras con gente muy distinta a ti. La sorpresa y la curiosidad ante lo diferente te producen un “clic” y comienza el debate. Lo vemos en los cómics siguientes de Moderna de Pueblo, en los que hay un proceso de aprendizaje que llevan a una conclusión: la que vemos en Idiotizadas.

¿Cuál es la conclusión?

Moderna de Pueblo nunca se había considerado a sí misma una persona machista. Pero lo que no sabía es que en una sociedad machista, en la que te educan de forma machista desde pequeña, es imposible no estar contaminada. ¿Cómo liberarse de nuestros prejuicios? ¿Cómo saber si eliges hacer algo porque lo quieres hacer o porque te han enseñado que es lo que debes hacer? ¿Cómo comienza alguien a hacerse estas preguntas?

En primer lugar, es este choque con lo diferente lo que hace abrir los ojos a Moderna de Pueblo. Observar a sus nuevas amigas y aprender de ellas y de sus experiencias hace que abra los ojos y vea por primera vez todo desde un nuevo punto de vista.

Para este cómic, Raquel Córcoles se ha inspirado en las princesas Disney, quienes han marcado la infancia de muchas niñas formando muchos de estos prejuicios. Las amigas de Moderna de Pueblo son Zorricienta, quién nunca llega a casa antes de las 12 de la noche; Gordinieves, que ha decidido amar su cuerpo sin complejos; y la Sirenita Pescada, que lo deja todo por el chico del que se ha enamorado. ¿Y quién es Moderna de Pueblo? La Bella Durmiente, que aprende que no debe intentar cambiar a sus amigas y que tiene libertad para tomar las riendas de su propia vida, más allá de lo que la sociedad espera de ella.

Entonces… ¿ya está? ¿Con esto ya no somos machistas? Nada más lejos de la realidad. Una vez comienzas el proceso de deconstrucción, te das cuenta de que esto no termina nunca. Lo tenemos tan arraigado y tan incorporado que cometemos errores constantemente. Pero esto no pasa solo con el machismo. Ocurre también con el racismo, la transfobia, la homofobia,… Por eso debemos mantenernos en constante debate y reflexión y debemos escuchar a los demás para darnos cuenta por dónde fallamos (o por dónde fallan). La conclusión es que esto no tiene final: así como en cada uno de sus cómics, Moderna de Pueblo ha aprendido algo nuevo, nosotros mismos debemos permanecer atentos y con una actitud que favorezca el aprendizaje constante para poder poco a poco ofrecer la mejor versión de nosotros mismos.

Lo mejor de este cómic, como todos los demás de Moderna de Pueblo, es que es gracioso y “entra bien”. Todos nos sentimos identificados con muchas de las situaciones y personajes, así que es muy fácil entrar en él y entender de forma sencilla un mensaje que en realidad es bastante complejo.

¿Habéis leído alguno de estos cómics? ¿Qué os han parecido? ¿Habéis pasado por un proceso de aprendizaje similar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.