Moderna de pueblo cómics
Recomendaciones

Abrir los ojos para aprender: de Soy de pueblo a Idiotizadas

Cuando era pequeña, cada mediodía me recogía mi padre y nos llevaba a mi hermano y a mí en coche a casa a comer. No tengo ni idea de cómo habría surgido el tema en un colegio de primaria, pero sí recuerdo subir al coche y decir: «Papá, yo quiero ser feminista». Recuerdo también la respuesta cargada de prejuicios que me dio. Aquello me confundió: yo no estaba segura de si no lo había entendido bien en el colegio o si era mi padre el que pecaba de desconocimiento, pero sentí que algo fallaba. No podía haber nada malo en aspirar a la igualdad entre hombres y mujeres.

Madre mía, lo que ha llovido desde entonces.

giphy
Ok. No tantos.

Siempre he considerado que era importante poder elegir ser quién una quiere ser libremente, poder ir tranquila por el mundo sin miedo y vestirte como te dé la gana. Hace diez años, si me hubieran preguntado si yo era feminista, habría dicho que sí. Hoy en día, miro atrás y veo que realmente yo era bastante machista y que me quedaba mucho por aprender (y desaprender). Y lo que me queda.

Seguramente por eso me siento tan identificada con este post de Moderna de Pueblo, en el que Raquel Córcoles, la autora, analiza viñetas antiguas y nos dice si las volvería a publicar o no y por qué. Pongo aquí una de esas viñetas como ejemplo:

Moderna de Pueblo viñetas machistas

Si no veis qué está mal en esta viñeta, podéis ir al post que he mencionado, o podéis leer el libro del que quería hablar hoy: Idiotizadas. Un cuento de empoderhadas.

Sigue leyendo “Abrir los ojos para aprender: de Soy de pueblo a Idiotizadas

Anuncios
Recomendaciones

Wonder no es una historia sobre el bullying

«Estaba esperando delante de una heladería a que mi hijo mayor, Caleb, que entonces tendría unos 11 años, saliera con unos batidos, cuando una niña con una grave malformación craneofacial vino a sentarse junto a mí y mi hijo menor, Joseph. Pensé para mis adentros que probablemente cuando Joseph, que solo tenía tres años, la viera se iba a echar a llorar, así que decidí levantarme discretamente para evitar que esa situación y que la niña sintiera heridos sus sentimientos. No lo logré. Caleb salió de la heladería y le dije que se pusiera en marcha, pero se le cayeron los batidos. Mientras Joseph, como yo había sospechado, arrancaba a llorar porque había visto a la niña. En estas, oí a la madre de aquella niña decir Creo que ha llegado el momento de irse y me sentí fatal. Por querer proteger a mi hijo, había hecho daño a aquella familia… Esa misma noche empecé a escribir Wonder

Esta es la confesión que la autora de Wonder, Raquel Jaramillo Palacio, más conocidaR. J. Palacio como R. J. Palacio, hizo en esta entrevista que recoge El Periódico. August Pullman, el protagonista de Wonder, tiene la misma enfermedad que esta niña, el síndrome de Treacher Collins. A causa de las muchas operaciones que ha tenido que soportar desde su nacimiento, August ha tenido que estudiar siempre desde casa y es a los 10 años cuando por fin va a la escuela con los otros niños por primera vez.

Muchos oiréis decir que Wonder (en español se titula La lección de August) es una novela —o una película— sobre el bullying. Que August es un niño cansado de despertar en los demás mofa o compasión. Que la película, dirigida por Stephen Chbosky (Las ventajas de ser un marginado), es un alegato contra el acoso escolar. Sin embargo yo creo que Wonder trata sobre el hecho de descubrir cómo ser bueno con los demás.

Sigue leyendo Wonder no es una historia sobre el bullying

La casa de los ratones
Recomendaciones

RESEÑA / La casa de los ratones de Karina Schaapman

Estoy muy enamorada de estos libros por el encanto de las fotografías que los ilustran. Se trata de la colección La casa de los ratones, unos álbumes infantiles increíblemente hermosos. Y es que Karina Schaapman, la autora, ha construido con sus propias manos la casa de los ratones durante más de 7 años usando cajas de cartón, bobinas de hilo, telas, botones, tapones y todo tipo de materiales reciclados.

giphy
Así os quedaréis al ver las fotos

Los ratones que habitan esta casa también fueron construidos a mano. Las historias de los dos protagonistas, Sam y Julia, fueron surgiendo poco a poco, mientras Schaapman construía la casa.

Se trata de historias cortas muy cotidianas, que hablan sobre cosas que los niños conocen. Acompañamos a Sam y a Julia a comprar, a visitar a un familiar, a la feria… Vemos como juegan, como enferman, como ocultan sus tesoros… Las historias en sí, aunque son entrañables, no tienen mucho de especial (o, por lo menos, a mí no me lo parece). Aún así, cabe destacar que se trata de historias que tocan, sin moralinas, todo tipo de temas que pienso que está bien tratar con los niños: la diversidad racial y religiosa, la muerte, la amistad, la confianza en uno mismo y el miedo, entre otras. Sigue leyendo “RESEÑA / La casa de los ratones de Karina Schaapman”

Recomendaciones

RESEÑA / Tú no eres como otras madres de Angelika Schrobsdorff

Tú no eres como otras madres

Angelika Schrobsdorff nos habla en este libro de la vida de su madre, una mujer nacida en Berlín a inicios del siglo XX que ya de joven hizo una promesa: iba a vivir la vida con la máxima intensidad y a tener un hijo con cada hombre al que amase. Else Kirschner es la protagonista de Tú no eres como otras madres: una mujer absolutamente excepcional para su tiempo, libre y fuerte.

Else nació en el seno de una familia judía. Ya desde muy pequeña expresó su curiosidad, su deseo de vivir una vida diferente y sus ganas de experimentar: quería celebrar la Navidad al modo cristiano. Unos años más tarde rechazó al prometido judío que le habían buscado sus padres y huyó con un poeta bohemio alemán y cristiano. Con los años la relación se acomodará a la forma de ser de ellos dos: libre y despreocupada. Sigue leyendo “RESEÑA / Tú no eres como otras madres de Angelika Schrobsdorff”

Recomendaciones

Juzga estos libros por su portada (y luego tú serás juzgado)

Lo hemos oído mil veces: «No juzgues un libro por su portada». Este refrán nos enseña que está mal juzgar tanto a personas por su apariencia. Además, nos avisa de que la mayoría de veces nos vamos a equivocar. Lo mismo ocurre con los libros: un mal diseño de portada no quiere decir que el libro sea malo. Quizás el diseñador no supo transmitir el mensaje, el editor no tenía presupuesto o el autor tiene poco sentido de lo estético. Quién sabe.

Lo que sí es obvio es que, en una librería, es muchas veces la portada la que nos hace pasar o no por alto un libro. Y una portada con una foto hortera y una tipografía ridícula no nos empuja a comprar el libro. Por eso es interesante ver cuáles son nuestros criterios estéticos usando este juego: Judgey.

Sigue leyendo “Juzga estos libros por su portada (y luego tú serás juzgado)”